Alameda de Hércules

A la altura de la casa nº 19 de la Calle Relator podemos ver en el lateral de dicha casa el azulejo del que adjuntamos fotografía.

Azulejo en Calle Relator


          Como podemos ver en este azulejo, se nos muestran los tres estados por los que pasó la Giralda: A la izquierda el alminar musulmán tal y como era en 1197, a la derecha la torre cuando se restauró en el año 1400 y en el centro su aspecto actual tras la instalación del campanario de Hernán Ruiz en el año 1558.

          Estas tres imágenes tienen a derecha e izquierda sendas columnas de las que hablaremos más adelante.
         

En el pie figura la siguiente leyenda:

"EN EL LUGAR DE LA LAGUNA DE FERIA, SE FORMÓ EL "PASEO DE LA ALAMEDA".  SIENDO ASISTENTE DE LA CIUDAD EL CONDE DE BARAJAS, EN EL 1574, SE PLANTARON  1600 ÁLAMOS A LA ENTRADA, SE COLOCARON DOS COLUMNAS, SE HICIERON CÓMODOS ASIENTOS, TRAYENDO AGUA DE LA MÁS SALUDABLE, SE HICIERON TRES FUENTES. EN EL 1764, SE  COLOCAN OTRAS DOS COLUMNAS CON LOS ESCUDOS DE LA CIUDAD Y DEL REYNO"

         El Origen de la Alameda de Hércules

Hay que tener en cuenta que el curso natural del río Guadalquivir atravesaba la ciudad entrando desde la zona de la Calle Calatrava, seguía por donde hoy está la Alameda de Hércules, Calles Trajano y Amor de Dios y seguía hasta la actual zona de la Catedral.
         

Cuando atravesaba la zona de la Alameda de Hércules, quedaba una laguna de forma permanente (Alimentada por las numerosas inundaciones que sufría la ciudad en la época), laguna que era foco de infecciones, malos olores y epidemias en la ciudad, debido al estancamiento de las aguas en épocas de calor con la aparición de mosquitos y otros insectos que encontraban en la insalubridad de estas aguas un excelente hábitat.

          Esta situación se mantuvo a lo largo de los años, hasta que en el año 1574, el asistente (Nombre que tenían en aquella época lo que hoy conocemos como Alcalde) de la ciudad en dicho año, el Conde de Barajas, D. Francisco Zapata y Cisneros (1520 - 1594) aborda la solución del problema.

Para ello ordenó que se drenara toda la laguna, se colocaran acequias a modo de muros de defensa contra las inundaciones y encarga a jardineros y aguadores sevillanos la instalación de fuentes de aguas potable de calidad (Tres en origen). 

          La Alameda está prácticamente orientada en el sentido Norte-Sur, siendo la parte orientada al Norte la cercana a la salida de la actual Calle Calatrava y la parte orientada al Sur la cercana a la Calle Trajano.

Mide casi 500 metros de largo, por 80 de ancho y está considerado en la actualidad el jardín de uso público más antiguo de Europa.

Las Columnas

          En esa época existía en Sevilla un lugar donde hubo seis columnas que se piensa eran procedentes de un templo romano ubicado en la actual Calle Mármoles. Estas columnas se suponen fueron elaboradas entre finales del siglo I y principios del siglo II en la época del emperador Adriano.

Columnas actuales en Calle Mármoles
Columnas actuales en Calle Mármoles

          En la actualidad solo se pueden ver las tres columnas que mostramos en la fotografía, porque de las tres que faltan, una se partió cuando en tiempos de Pedro Iº "El Cruel" intentaron llevarla al Alcázar que se estaba en esos momentos remodelando, para colocar dicha columna con una estatua del Rey.

Las otras dos que faltan de las seis originales las podemos ver en el extremo Sur de la Alameda de Hércules y se colocaron cuando se saneó la zona.

Columnas de la zona Sur de la Alameda de Hércules
Columnas de la zona Sur

Estas columnas miden 9 metros cada una y se les colocaron encima unos capiteles sobre los que hay dos estatuas.

Las dos estatuas que coronan ambas columnas son de Hércules, legendario fundador de la ciudad, y de Julio César restaurador de la ciudad a la que mandó cercar de una muralla cuando visitó la romana Híspalis en el año 47 A.C., dato que está perfectamente documentado.

          Las dos columnas que podemos admirar en el extremo Norte se mandaron colocar en el año 1764 (Como pone en el azulejo explicado al principio del artículo) bajo el reinado de Carlos IVº, con los escudos del Reino de España y de la ciudad de Sevilla, sujetos por sendos leones, uno en cada columna. 

Columnas de la zona Norte
Columnas de la zona Norte

          Una gran obra se efectuó bajo el suelo de la Alameda, a lo largo de toda su extensión, ya que entre 1976 y 1983 se construyó el túnel de la que iba a ser la primera línea de Metro de la ciudad de Sevilla.

Paralizado el proyecto por el Gobierno de Felipe González en el año 1986, no fue hasta 2003 cuando se retomó el proyecto vaciando de agua los túneles que se habían hecho en los años 80, agua que se había filtrado a lo largo de los años.

La reurbanización de la zona provocó la actual configuración que podemos contemplar en nuestros días. 

Curiosidades de la Alameda de Hércules: La Pila del Pato

          Por último, vamos a comentar una curiosidad que afecta a una de las fuentes más emblemáticas de la ciudad de Sevilla y que es la conocida como "Pila del Pato", quizás una de las fuentes más conocidas de la ciudad y que formó parte de la historia de la Alameda de Hércules durante unos años.

          Esta fuente ha sido la que más lugares distintos ocupó en la ciudad, puesto que su primera localización se conoce en un extremo de la Plaza de San Francisco (Donde hoy está la fuente de Mercurio, delante del Banco de España) en el año 1850, luego se trasladó al centro de la misma Plaza de San Francisco hacia 1872, más o menos frente a la actual Calle Chicarreros, luego se traslada a la Alameda de Hércules en 1881, más o menos a la salida de la Calle Calatrava en el extremo Norte y permaneció en este lugar durante 72 años ya que en 1953 se desmonta por los frecuentes vandalismos que sufría en la zona donde estaba y se lleva frente a donde estuvo la antigua Estación de Autobuses en el Prado de San Sebastián, de donde definitivamente (Al menos de momento) se volvió a trasladar a su actual ubicación en la Plaza de San Leandro en 1966 donde también sufrió vandalismo, incluido el robo de la figura del pato en 1996.

Foto actual de la Pila del Pato
Foto actual de la Pila del Pato

          Durante el siglo XIX y, especialmente, en los años finales de dicho siglo la Alameda se convirtió en lugar de paseo de las clases altas aristocráticas  sevillanas (Recordar que en dicho época se instala en Sevilla El Duque de Montpensier con su familia). 

          Sin embargo, a partir de la Guerra Civil toda la zona inició un deterioro pronunciado que la llevó a convertirse en lugar donde se concentraron numerosos prostíbulos de la ciudad. 

          Todo ello empezó a cambiar a finales del siglo XX y principios del siglo XXI. A día de hoy, la Alameda es lugar de encuentro de sevillanos y visitantes de la ciudad.

Hay dos kioscos de comida y bebida en la parte central y numerosos bares, restaurantes y cafeterías en las aceras laterales que hacen que, especialmente por las noches sea punto de referencia en la vida nocturna de la ciudad.

Historia viva de Sevilla paseando por la Alameda de Hércules

En este mismo blog hay dos artículos distintos sobre qué podemos ver en Sevilla relacionado con su historia simplemente paseando por sus calles ("8 Curiosidades de Sevilla que puedes ver paseando por sus calles" y "5 Curiosidades que puedes ver paseando por Sevilla").

Dado que tenemos el artículo dedicado a la Alameda de Hércules vamos a incluir este apartado de historia viva de Sevilla paseando por este espacio público.

Casa de las Sirenas

Este palacete construido al modo de los palacetes franceses del siglo XVIII fue diseñado por Joaquín Fernández Ayarragaray para el Marqués de Esquivel, Lázaro Fernández de Angulo. Su construcción comenzó en 1861 y finalizó en 1864.

(Casa de las Sirenas
(Casa de las Sirenas

El nombre de "Casa de las Sirenas" le viene del decir popular que identificaron como "sirenas" dos estatuas que había en las rampas exteriores de entrada a la casa.

Sin embargo, se trata de un error del saber popular pues una sirena es un personaje marino mitológico con cuerpo de mujer de cintura hacia arriba y de pez de cintura hacia abajo.

Las estatuas, como decimos, no son realmente sirenas sino esfinges, al modo de la muy conocida esfinge egipcia en Guiza (Egipto).

"Sirenas" en la parte superior de las jambas
"Sirenas" en la parte superior de las jambas

Inicialmente había cuatro de estas esculturas de bronce, dos en las rampas laterales de entrada y dos sobre las jambas de la puerta de entrada al jardín que hay delante de la casa. Hoy solo hay las dos sobre las jambas de la puerta, por el vandalismo que sufrían estas estatuas.

El edificio pasó por diversos propietarios (Llegó a ser, incluso, casa de citas) hasta que cayó en el abandono a principios de los años 70 en el siglo XX.

Al final la adquirió el Ayuntamiento de Sevilla en 1989, que la convirtió en Centro Cívico tras una obra integral de reparación y acondicionamiento del edificio que duró ocho años, inaugurándose para su uso actual en 1998.

Por último comentar la curiosa leyenda que tiene la casa, ya que se afirma que tiene un fantasma habitando en ella. De hecho hay personas que aseguran haber oído quejidos y murmullos por sus pasillos y habitaciones.

El origen de esta leyenda está en un miembro de una de las familias que fue dueña del inmueble. Concretamente fue un miembro de la familia Portilla, propietaria a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, persona que por su condición de homosexual fue recluido por su propia familia (O se recluyó voluntariamente. No está claro)

Leonor Dávalos

En el lateral orientado al Sur de las Casa de las Sirenas está la Calle Arias Montano. Pues bien, esta calle tiene una bocacalle en honor de Leonor Dávalos, protagonista de una trágica historia relacionada con la Alameda de Hércules, de ahí que tenga una calle dedicada a ella en este espacio público.

Rótulo Calle Leonor Dávalos
Rótulo Calle Leonor Dávalos

La historia la situamos en el siglo XIV cuando reinaba Pedro Iº. Es conocido que este Rey era apodado "El Cruel" por el clero y la nobleza y "El Justiciero" por el pueblo. Dentro de las familias de la nobleza que estaban en contra del Rey estaban los Guzmán y más concretamente el hijo del famoso Guzmán "El Bueno" (El defensor de Tarifa), Juan Alonso Pérez de Guzmán que apoyaba decididamente al hermano bastardo de Pedro Iº, Enrique de Trastamara, en contra del Rey.

Aprovechando que Juan Alonso no estaba en la ciudad y por orden del Rey fué apresada la esposa de Juan Alonso, Doña Urraca Ossorio, persona que en la ciudad era la principal instigadora de las revueltas y protestas en contra del Rey.

Juzgada, fue condenada a muerte siendo quemada en la hoguera, hoguera que según cuenta la historia debió estar ubicada más o menos donde está situada la actual Plaza de la Mata, al lado de la Alameda.

Cuenta la historia que al encenderse la hoguera hacía mucho aire lo que provocó que se le subieran las faldas a Doña Urraca lo que provocó las burlas y las risas por parte del público asistente a la ejecución al quedar al descubierto su cuerpo desnudo bajo la falda.

Entonces Leonor Dávalos, pupila o criada de Doña Urraca (No está clara la relación de Leonor con Doña Urraca), para evitar las burlas a su señora o protectora, saltó a la pira abrazándose a las piernas de Doña Urraca bajándole la falda y muriendo quemada en la hoguera junto a ella. Cuenta la leyenda que ante tal muestra de valor, de fidelidad y de amor a su protectora cesaron las burlas y los asistentes abandonaron en silencio el lugar.

Las cenizas de ambas mujeres se recogieron juntas y se enterraron en un sepulcro ubicado en la actualidad en el Monasterio de San Isidoro del Campo, en la localidad de Santiponce.

Sepulcro en San Isidoro del Campo
Sepulcro en San Isidoro del Campo

Mientras en la ciudad de Sevilla y como homenaje a la fidelidad de Leonor Dávalos y a su heroico acto de amor incondicional a su señora, se instaló una hornacina con una Cruz y una tinaja delante de ella, lo que dio nombre a la calle en la que se ubicó y que a día de hoy todavía existe.

Es la actual Calle Cruz de la Tinaja.

Gremio de Pellejeros

(Con mi agradecimiento a mi amigo Fernando Bernabé por su aporte de información)

Es conocido que los gremios sevillanos estaban ubicados, cada uno, en barrios distintos. El gremio de los pellejeros, que eran personas especializadas en fabricar y enderezar los pellejos o botas en los que se guardaba el aceite y el vino, estaba ubicada en la actual Calle Amor de Dios (De hecho, su nombre antiguo era Calle de la Pellejería).

Este gremio se ubicó en esta zona de la ciudad porque sus curtidurías estaban alimentadas por el agua de la insana laguna que hemos mencionado en el artículo de la Alameda de Hércules (La Laguna de la Feria).

Este gremio fue el responsable de la fundación del Hospital del Amor de Dios (Hay restos de sus muros dentro del actual Instituto San Isidoro) especializado en el tratamiento de las calenturas y de las obstrucciones internas, así como de la fundación de la Hermandad de la Sagrada Lanzada, que procesiona en la actualidad en la tarde del Miércoles Santo y que está ubicada en la Iglesia de San Martín.

De hecho, la Virgen de dicha Hermandad tiene la advocación de Nuestra Señora de la Esperanza Divina Enfermera. La calle lateral de esta iglesia, antigua Calle Lerena recibe en la actualidad de Calle Divina Enfermera, como podemos ver en la siguiente foto.

Rótulo Calle Divina Enfermera
Rótulo Calle Divina Enfermera

Datos de interés
  • Construcción: 1574
  • Coordenadas: 37°23′55″N 5°59′38″O / 37.3986, -5.99381
  • Dimensiones: 480 metros de largo y 80 de ancho

Ubicación

También te puede interesar otros artículos parecidos a Alameda de Hércules en nuestra categoría Que Ver.

  1. Charo dice:

    Muy interesante el artículo y pienso que la Alameda estaba muy bonita con sus parterres y suelo de albero y no como está ahora todo color albero y esos montículos don horrorosos. Nos quitaron un jardín en el centro de nuestra ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir