Visitar la Casa de Pilatos

Se trata del mayor palacio privado de Sevilla, un lugar que no te puedes perder. Es todo un atractivo por su diseño, disposición y el arte que alberga en su interior.

Si te interesa saber más sobre cómo y cuando visitar el Palacio de los Adelantados Mayores de Andalucía, conocer su historia y saber qué es lo que tienes que ver sí o sí, sigue leyendo.

Historia y Estilo

En 1483, el matrimonio de Pedro Enríquez de Quiñones (Adelantado Mayor de Andalucía) y Catalina de Ribera ordenaron construir este palacio.

fachada y entrada

Esta obra se realizó sobre terrenos confiscados por la Inquisición, que pasaron a ser propiedad de don Pedro.

Cuando falleció Pedro Enríquez, su mujer se encargó de finalizar la obra. Su hijo Fadrique Enríquez de Ribera (primer marqués de Tarifa) y su nieto Per Afán de Ribera se encargaron de la decoración y las posteriores ampliaciones del palacio.

En sus inicios, la Casa de Pilatos combinaba dos estilos contrarios como eran el arte gótico y el mudéjar. No obstante, esta mezcla no resultaba extravagante, pues era la que caracterizaba a la arquitectura sevillana de la época.

En las sucesivas remodelaciones, fue adquiriendo cierto aire renacentista, importado desde Italia.

Fue construido en el siglo XV y ha sido intervenido varias veces. Originariamente era la residencia de los Duques de Medinaceli y sede de la Fundación Casa Ducal de Medinaceli, que gestiona el patrimonio artístico e histórico de diferentes comunidades autónomas de España. 

Patio de la Casa Pilatos en Sevilla
Patio Principal

¿Por qué se llama Casa Pilatos?

Fadrique Enríquez de Ribera realizó un viaje de peregrinación a Tierra Santa en 1519. Para llegar hasta Jerusalén, tuvo que atravesar Italia, donde quedó fascinado ante la arquitectura italiana. Esto fue lo que lo llevó a ir introduciendo sucesivas modificaciones renacentistas, propias de este país.

Durante este viaje, se dio cuenta de que la distancia que había entre la casa de Poncio Pilatos, y el monte Gólgota (lugar en el que fue crucificado Jesucristo), era la misma que había entre su palacio de Sevilla y la Cruz del Campo, un humilladero medieval. 

Cuando Fadrique volvió, se trazó un vía crucis con 12 estaciones entre el palacio y el templete de la Cruz del Campo. Comenzaba en la puerta del palacio y concluía en Templete, lo que lo convertía en el corazón de la Semana Santa de Sevilla. Este vía crucis es el origen de la Semana Santa sevillana.

Aún se conservan los azulejos de cada una de las estaciones. Esta tradición se retomó en 1971 gracias a Joaquín González Moreno, archivero de la Casa de Pilatos.

azulejos casa pilatos
Detalle de Azulejos

¿Qué Ver en la Casa Pilatos?

La disposición compleja de este palacio se debe a que se fueron adquiriendo diversos solares a lo largo de los años. Está formado por un edificio principal de dos plantas, dos patios y jardines.

La planta baja era el palacio de verano, y la planta de arriba, el palacio de invierno.

Se tarda menos de una hora en visitarlo.

A continuación, te mencionaremos los puntos más importantes de la visita.

Planta baja

Uno de los elementos que más destacan son los azulejos. Están presentes en prácticamente todos los sitios que conforman el palacio, y forman una de las mayores colecciones del mundo. 

La planta baja de este palacio está organizada en torno al patio principal. Esto es característico de la arquitectura musulmana, donde se accede a cada una de las estancias pasando por el patio. Esto plantea un modo de vida interiorista, en lugar de hacia el exterior del palacio.

Una de las estancias que no puedes perderte es la capilla de la Flagelación. En el centro hay una columna que representa el pilar en el que Cristo fue atado durante el juicio de Jesús, en el palacio de Pilatos en Jerusalén, para sufrir una tortura. Se considera la estancia más antigua del palacio por su diseño gótico.

También debes visitar el Salón del Pretorio, entre el patio y el Jardín Chico. Se trata de la estancia de mayor tamaño del palacio. Llama la atención por su decoración con azulejos, además de su techo artesonado, característico de los palacios mudéjares, y los escudos nobiliarios familiares.

estilo mudejar

Planta alta

No es posible acceder sin guía. Vale la pena fijarse en la increíble escalera con la que se accede a ella. Está decorada con azulejos y es la más original de los palacios de Sevilla.

Alberga varias salas en las que se exponen distintas colecciones de lienzos y tapices. No te puedes perder los frescos del pintor Francisco Pacheco, la pintura de la serie de tauromaquia de Goya, ni las tres pinturas del artista Lucas Jordán.

primera planta

Patio central 

El patio principal es el núcleo de la Casa de Pilatos. Destaca por sus pórticos, una mezcla del arte mudéjar, gótico y renacentista que caracteriza a este palacio. En el centro del mismo, encontramos una fuente, que fue tallada en Génova en 1529 para don Fadrique. Asimismo, en cada esquina del patio encontramos una escultura; entre ellas, un par de Ateneas del siglo II d.C.

El patio está rodeado por varias galerías que dan acceso a las distintas estancias. Las columnas de mármol que la sostienen también fueron esculpidas en Génova

Estas galerías están decoradas por veinticuatro bustos de emperadores romanos y otros personajes importantes, como Carlos V, Cicerón o Rómulo. Se trata de un regalo del Papa Pío V.

Jardines

Sucesivamente reformado por el arquitecto Benvenuto Tortello, el Jardín Grande es un jardín arqueológico: cuenta con logias de dos plantas donde se exponen las diferentes esculturas. Estas pertenecían a la colección de Per Afán de Ribera, además de otras esculturas que adquirieron los duques de Medinaceli. 

No puedes irte sin visitar la gruta que diseñó Tortello: alberga una escultura del siglo XVI de la Venus dormida. También es interesante echar un vistazo a la flora de este jardín.

Por otro lado, en el Jardín Chico podemos visitar su estanque, con una escultura de Baco, el dios del vino. 

Sin duda, en los jardines de este palacio se respira mucha tranquilidad. Te recomendamos que des un paseo por ellos mientras los admiras.

jardines de la Casa de Pilatos

Horario de Visitas y Precio de las Entradas

La Casa de Pilatos abre todos los días:

  • Invierno (noviembre-marzo): 9 a 18 horas.
  • Verano (abril-octubre): 9 a 19 horas.

Es gratis los lunes de 15:00 a 19:00 horas, aunque se forman colas larguísimas.

  • Entrada de la casa completa: 10€.
  • Entrada sólo de la planta baja: 8€.

Ambas entradas incluyen audioguía, disponible en español, francés, inglés, portugués, alemán, japonés e italiano.

Información actualizada en la web oficial de la Fundación de la Casa Ducal Medinaceli.

Datos de interés
  • Dirección: Plaza de Pilatos, 1, 41003 Sevilla
  • Teléfono: 954 22 52 98
  • Estilos arquitectónicos: Gótico-Mudéjar-renacentista
  • Inauguración: 1483

Ubicación. ¿Cómo llegar?

Se puede llegar, cogiendo el Metro Centro, con la última parada en la Plaza Nueva, para andar por el centro de Sevilla hasta su dirección, o bien alguno de los autobuses que dejan en la Plaza de la Encarnación (Las Setas),  líneas 1, 21, 24 y C4.

Enlaces de interés:

También te puede interesar otros artículos parecidos a Visitar la Casa de Pilatos en nuestra categoría Que Ver.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir